> Experiències > Proyecto de Conocimiento de la Realidad

Tornar al mapa

Proyecto de Conocimiento de la Realidad

0
  Concienciación, experiencia, viaje, sensibilización, transformación

Organització/Grup

Enxeñería sen Fronteiras (ESF)

Comunitat autònoma

Galícia

Nom de l'Experiència Transformadora

Proyecto de Conocimiento de la Realidad

Paraules clau

Concienciación, experiencia, viaje, sensibilización, transformación

Resum de l'Experiència

El Programa de Conocimiento de la Realidad (PCR) es un proceso de Educación para el Desarrollo que implica la estancia de personas voluntarias en países objeto de Cooperación Internacional con la intención de ser formadas en el contexto del proyecto, activar su pensamiento crítico y capacitarse con criterios de actuación, para convertirse, así, en mejores activistas sociales. Se trata, por lo tanto, de un programa vinculado a los proyectos de cooperación para el desarrollo en los que participa activamente Enxeñería sen Fronteiras (ESF). Non se expone como experiencia aislada, sino dentro de un programa educativo más amplio, destinado a potenciar el aprendizaje y a desarrollar capacidades, tanto técnicas como sociales, para participar activamente en el reto de construir una sociedad más justa y solidaria.

De esta manera, la participación en el PCR implica la realización de una estancia en un país del Sur durante un período lo suficientemente amplio como para poder conocer la realidad del lugar (al menos dos meses). La persona voluntaria colabora con su trabajo en una serie de actividades que se han definido previamente y de manera conjunta con la propia persona participante, los grupos de trabajo de ESF encargados del seguimiento de la persona voluntaria y las socias locales implicadas.

Procès de l'Experiència

El objetivo específico de este programa es el de apoyar a formación de una ciudadanía crítica, a través de personas que conocieron de primera mano las desigualdades entre países como parte del proceso de profundización en las causas de las mismas y de la interiorización en sus vidas y de su entorno de actitudes de cambio social para superarlas. Se contemplan dos resultados:

- Uno vinculado a la adquisición de conceptos, procedimientos y actitudes por parte de las personas participantes en el PCR en el ámbito de la educación para la ciudadanía crítica y global en particular con la realidad del país visitado.

- El otro vinculado con la formación de una base social motivada de ESF u otros movimientos sociales, para que sean agentes reales de cambio social hacia un mundo más justo y solidario, en cumplimiento de la misión de ESF.

Las actividades más importantes son: la selección de las personas participantes en el PCR mediante un proceso de selección abierto, la formación de las personas seleccionadas y suplentes (que tiene una parte genérica de conceptos básicos de cooperación al desarrollo y seguridad y salud, así como otra parte específica según las actividades que vayan a desempeñar), la acogida en lo que serán sus grupos de trabajo (en general grupos de programas internacionales de cooperación al desarrollo, pero no exclusivamente ya que puede haber participantes de grupos de comunicación o campañas de sensibilización), la estancia en el país, las actividades de difusión y devolución a la vuelta, así como la evaluación de la experiencia.

Actor@s/Agents

Al tratarse de un programa de Educación para el Desarrollo, pero con una gran vinculación con programas internacionales, en la identificación tiene una importancia grande la socia local que colabore en la estancia de las personas. La comisión PCR, formada por personal voluntario de ESF tiene el papel más destacado en todas las fases del programa (en identificación, desarrollo y seguimiento y la evaluación anual que se hace del programa).

Recursos

Coste total: recursos humanos de voluntariado para organización y logística + parte proporcional de una persona contratada en Galicia y otra expatriada en el país + viaje ida-vuelta al país (a financiar por ESF Galicia) + alojamiento (a financiar por la socia local) + manutención durante la estancia (a financiar por persona participante). Aproximadamente 4000 euros por persona participante.

Transformació

Las 30 personas que participaron directamente en el PCR desde que arrancó en Galicia en 2005 coincidieron en el impacto de la experiencia en sus vidas y el conocimiento de realidades distintas a las que le rodean, en países con un porcentaje de acceso a servicios básicos mucho menor a su entorno, pudiendo ver las consecuencias directas de esta falta de acceso pero también pudiendo profundizar en las causas últimas de estas situaciones de injusticia. Como parte del PCR, pudieron participar en diversas actividades de sensibilización y voluntariado, quedando la mayor parte de ellos vinculados a ESF o a otros movimientos sociales, incorporando en cualquier caso en sus vidas muchos pequeños elementos de cambio hacia una sociedad más justa y sostenible. Es complicado medir el impacto indirecto entre las personas de su entorno, pero en gran parte de los casos eran las primeras personas de su entorno en visitar algún país empobrecido, lo cual es algo a tener en cuenta, siempre que se trabaje más allá de una simple estancia al estilo de unas vacaciones solidarias sin vínculo y continuidad más allá de la propia estancia. Además, ha sido un elemento importantísimo de colaboración y conocimiento mutuo con las organizaciones locales con las que se trabaja, compartiendo el día a día, aprendiendo (se trata sobre todo de aprender, las actividades en las que se apoya no son críticas de los proyectos en ningún caso) pero también realizando actividades de transferencia tecnológica y de conceptos con las organizaciones socias locales (soberanía alimentaria, derecho humano al agua, software libre son algunos de los temas que se han ido tocando en los últimos años). Complementariamente, se ha ido consiguiendo que esta figura de PCR se vaya abriendo un hueco en la oferta de voluntariado internacional a nivel estatal, con un vínculo especial a nivel universitario (muchas universidades han incluido el PCR en su oferta de educación con subvenciones y ayudas al alumnado para realizarlo), como un medio de introducir la educación para el desarrollo en los planes de estudios universitarios, vinculando hasta 7 de esos 30 participantes su proyecto fin de carrera a su estancia PCR (lo que viene a complementar el eje que tiene ESF de introducción en la universidad de materias y cursos reconocidos a nivel curricular específicos de cooperación y educación para el desarrollo, sobre todo en las enseñanzas técnicas).

Altres aspectes

Se considera una buena práctica sobre todo por su componente integrador de la realidad de programas internacionales con acciones en Galicia, como elemento de co-aprendizaje y transferencia de conocimientos, así como el carácter de formación crítica dado por el proceso de integración de las personas participantes en las actividades de los grupos de ESF hasta como mínimo un año después de la estancia. Dado que una de las socias locales de ESF en terreno es un movimiento social medioambientalista, el componente medioambiental está muy presente en toda la experiencia. Además, los proyectos trabajan directamente con grupos de mujeres de las comunidades, a los que se pretende fortalecer; en este sentido, todos los programas tienen un fuerte componente de género tanto durante la propia estancia como en el proceso de retorno y devolución a la organización.

Aprenentatges i potencialitats

En palabras extraídas de la evaluación realizada por una de las personas que participó en el Programa de Conocimiento de la Realidad en el año 2011:

“El enriquecimiento formativo e incluso técnico son incuestionables en una experiencia de este tipo. Conocí los procesos de fortalecimiento de una socia local, las dificultades burocráticas a las que se enfrenta el propio desarrollo, el peligro de los plazos de ejecución, la dificultad de trabajar con comunidades. También conocí de primera mano los peligros de la cooperación internacional, de la “proyectitis” en las comunidades, que hacen que la gente se olvide de reivindicar la justicia dentro de sus propias instituciones, de exigirle a sus gobernantes que trabajen única y exclusivamente por mejorar la calidad de vida de la población. Durante mis visitas a las comunidades siempre me solicitaban ayudas, más y mejores proyectos, pretendiendo que sea la comunidad internacional la que les asista, para poder vivir ligeramente mejor. Incluso en el medio de las mayores incomodidades una persona puede volverse muy cómoda. Esto me llevó a la conclusión de que hay que intentar trabajar la incidencia política en todos los proyectos, en todas las actividades formativas que se ejecuten con las titulares de derechos.
Aún no tengo muy claro que es todo lo que aprendí. Cosas como saber estar en mi sitio (fundamental hoy en día) o tener una visión más global de los problemas concretos, son muy difíciles de transmitir. Creo que el ser capaz de no ver víctimas en las personas con las que hablaba fue, sin lugar a dudas, el mejor y más valioso aprendizaje; no ver víctimas pero tampoco ensalzar su injusta situación (“son más felices que nosotros”), que me parece una actitud bastante errónea. Ser capaz de ver gente buena, mala, valiente, atrevida, feliz, triste, cansada, con miedos, inquietudes, desconfianzas y anhelos; tal y como yo, tal y como aquí. Son víctimas de un sistema social aberrante y fracasado en términos de derechos humanos, pero es preciso no victimizarlas porque, al hacerlo, derribamos cualquier tipo de puente hacia el diálogo y el entendimiento. Cerramos la puerta a una conversación de tú a tú, construyendo más muros absurdos que dificultan el aprendizaje mutuo y transformador.”

Avaluació

La evaluación de este programa también tiene forma de proceso. Las personas que asisten a las formaciones generales y específicas evalúan individualmente cada una de las sesiones y esos resultados son analizados por la Comisión PCR con la finalidad de mejorar esa parte formativa. Una vez que regresan de los meses de estancia en el país de destino, cada participante debe completar una evaluación individual y entregar una memoria donde se recojan actividades e impresiones (se trata de un documento abierto que puede ser todo lo creativo que la persona quiera). Además, se realiza una evaluación presencial de todas las personas participantes con las voluntarias de la Comisión PCR. Toda la información es analizada por la Comisión para llevar a cabo el diseño del programa del año siguiente.